Sin grandes ideales no hay progreso

“Cuando pones la proa visionaria hacia una estrella y tiendes el ala hacia tal excelsitud inasible, afanoso de perfección y rebelde a la mediocridad, llevas en ti el resorte misterioso de un ideal”.
José Ingenieros. El hombre mediocre (1913)

Dijo también el célebre sociólogo y médico italiano José Ingenieros, en su clásica obra El hombre mediocre, que “la civilización sería inexplicable en una raza constituida por hombres sin ideales ni iniciativa”.

La imaginación y las ideas despojan a la realidad de todo lo malo y la adornan con todo lo bueno. Ese fue precisamente el estilo de nuestros fundadores de Coomeva, encabezados por el doctor Uriel Estrada Calderón, a quien recordamos con gran afecto un año después de su partida.

Al crear Coomeva, nuestros fundadores construyeron realidades que devienen a través de ideales, en los cuales coincidieron en el mismo afán de perfección.

Así lo develó Uriel Estrada Calderón en el libro El cooperativismo como medicina social, cuando señaló: “Uno de los aspectos más importantes en la misión de Coomeva está en velar por que los asociados y su núcleo familiar tengan una excelente calidad de vida, no solamente en lo económico, sino también en lo espiritual y lo social, con el fin de que el asociado se convierta al modelo cooperativo, como una opción, un nuevo estilo y modo de vida en el hábitat cooperativo y solidario de sus hogares, como templos de paz y no de guerra y de conflicto”. Sin duda este es y seguirá siendo un gran ideal.

Debemos reconocer que así, con ideales y con idealistas como el doctor Uriel Estrada, es que se formó la Coomeva de hoy. Fue a partir de su constancia y persistencia que logró extender sus ideas convertidas en realidad.

Hoy somos más de 240.000 asociados que compartimos esta organización empresarial cooperativa para nuestro bienestar, el de nuestras familias y el de la comunidad de este país.

Al comparar la Coomeva de hoy con los sueños del doctor Uriel Estrada Calderón sentimos una gran evolución. Las familias de nuestros asociados comparten la organización, seguras de que el modelo cooperativo es un instrumento eficaz para su progreso y de que el cooperativismo y la economía solidaria son un modo de vida para muchas comunidades en nuestro país.

mujerHay tantos ideales como idealistas y tantos idealistas como hombres aptos para concebir perfecciones y capaces de vivir hacia ellas. Sin ideales sería inconcebible el progreso.

Nuestros 27 fundadores concibieron estos ideales fundamentales de progreso que sostienen hoy a nuestra Coomeva.

Hacia adelante deseamos y son necesarios muchos más idealistas inquietos, toda la juventud posible que ilumine con su impulso y su pasión por un ideal. 

texto

Síguenos